martes, 26 de marzo de 2013

Bacalao con tomate, con mi toque especial...

Hola  tod@s!

Aprovechando que ya estamos en Semana Santa, os traigo una nueva receta que, además, pega mucho con estos días. En estas fechas, por lo menos aquí en España, yo creo que es cuando más bacalao se consume en casa.


Esta receta está dedicada también a los amantes de la "dieta mediterránea", como veréis es un plato muy sano y rico. Además, sé por experiencia, que gustará a los que no son tan amantes del pescado.

Y con esto....Vamos al lío! =)



Estos son los ingredientes para unas 4 personas:




























Preparación:


Primero vamos a pelar, lavar y cortar las patatas. Las cortaremos de un centímetro más o menos, yo he tomado la medida de mi dedo. Las colocamos en una bandeja de horno sobre papel vegetal para que no se nos peguen abajo. Salpimentamos, echamos unas gotitas de aceite sobre cada una y después ponemos un pelín de agua en el fondo (lo justo para que cubra todo el fondo), esto hará que las patatas nos queden más jugosas.
Metemos al horno, a 220º C durante unos 15 minutos, hasta que estén algo doraditas por arriba.



Consejo: estas patatas están buenísimas, os las recomiendo de aperitivo con alguna salsa que os guste o sin salsa. También podéis hacerlas en el microondas pero no se dorarán como en el horno, sólo quedarán como cocidas.





Mientras se hacen las patatas, cortamos el ajo, la cebolla, el pimiento y los reservamos.



Preparamos los lomos del bacalao cortándolas a nuestro gusto (que no sean trozos ni muy grandes ni finos), los pasamos por harina y los metemos en la sartén, con el aceite bien caliente. Les damos un par de vueltas rápidas y los sacamos a un plato con papel absorbente  No pasa nada si no están bien hechos, luego los terminaremos de hacer con el sofrito.





En ese aceite, doramos un poco los ajos y después añadimos la cebolla y los pimientos (y la sal, que no se nos olvide).








Lo tapamos y tenemos a fuego bajo-medio durante unos minutos para que se vayan haciendo lentamente, ¡como si estuviéramos haciendo pisto manchego!







Cuando esté todo bien pochado, destapamos y añadimos el tomate y aumentamos el fuego a temperatura media-alta. Es el momento de añadir las dos cucharadas de azúcar y otra pizca de sal, esto es para aplacar la acidez del tomate.








Removemos bien durante unos minutos y después añadimos el bacalao y lo tenemos cocinando unos tres minutos.







Sacamos las patatas del horno y las ponemos en la base de la fuente donde lo vayamos a servir. Después vamos colocando los trozos de pescado y por último cubrimos todo con el sofrito.







Seguro que os han sobrado patatas, ponédselas a los que les guste menos el pescado como acompañamiento, les encantará.





Espero que os guste.

¡Hasta la próxima!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...