viernes, 27 de septiembre de 2013

De cómo estropeé y volví a arreglar mi camiseta

Hola urraquit@s!

Lo prometido es deuda... y aquí traigo el fin de la camiseta que customicé con trapillo.
Como ya os conté en Facebook, tuve unos problemillas y la estropeé :((

Así que he decidido contaros lo que hice mal y como lo solucioné después.



Bueno, mi idea era buena, decidí estampar con Plastidecor o Crayones una pluma de colores adelante. De hecho, os había preparado incluso la plantilla para que os la pudierais descargar.


¡En qué mala hora!


Tenía unos Crayones en casa desde hacía algunos años, pero eran de una calidad un poco mala. No recuerdo dónde los compré. Recorté la plantilla y la coloqué, poniendo debajo un cartón, para que no traspasase a la parte de atrás. Saqué punta a los colores que me interesaban y los fui colocando. sobre la plantilla. Después puse un papel de horno sobre todo eso y le apliqué calor con la plancha.




Hasta ahí, todo muy bonito y está muy bien... siempre y cuando lo hayáis probado antes en otra tela que queráis tirar.


El resultado fué catastrófico, resulta que las ceras eran... ¡malísimas! No penséis que lo hice con ceras blandas, ya sé que no se puede.

Eran ceras duras demasiado grasas, de esas que al pintar en el papel casi no se notan.


Cuando apliqué el calor eso empezó a soltar una grasilla que se extendió por todas partes. Y además no teñían, se quedó todo de un color marrón.






¡Con lo que me gustaba esa camiseta! :(((



La única solución que vi posible fue cortar el trozo. Así que con un jabón dibujé una forma que me gustase y que ocupara toda la parte manchada.




Dibujé una mariposa y la recorté.























Después escogí un trozo de tela lo suficientemente grande y lo coloqué debajo, por la parte de dentro.



Lo aseguré a la silueta de la mariposa con alfileres y le hice unas puntadas alrededor con hilo naranja doble, para que se vieran, dejando medio centímetro desde el borde de la silueta (siento que no se vea muy bien).



Cuando ya estaba cosido, le di la vuelta y corté el sobrante por dentro.



El resultado me gustó bastante, eso sí, tened cuidado a la hora de coser. Si se hace algún pliegue quedará feo.
Tampoco hace falta ser una experta cosiendo, como veis, yo tampoco lo soy. Puede quedar hasta bonito que alguna puntada quede torcida.




También habría quedado bonito con otra tela, de otro color o estampado. Pero yo no quería arriesgarme más con la camiseta.


Y así salvé mi camiseta y me la he podido seguir poniendo.

Espero que no os haya parecido muy rollo la entrada. Sólo quería que vierais que, a veces, a nosotras tampoco nos salen las cosas bien y, SOBRE TODO, que probéis antes de estropear algo que os gusta.


Un beso muy fuerte, ¡nos vemos en la próxima!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...