lunes, 17 de marzo de 2014

Carrot cake o bizcocho de zanahoria

Hola urraquit@s!!!


Hoy va a ser un...                                        domingo dulce


Sí, ya tocaba. Sé que habéis echado de menos mis recetas y la verdad es que tengo muchas para escribir y compartir con vosotros.


Y es que el otro día probé un bizcocho que ponía que era de zanahoria y dije: ¡este lo tengo que hacer yo!
Y buscando y buscando, encontré un montón de recetas. Las mezclé un poco, las adapté a mi gusto y esto es lo que ha salido.




El carrot cake se lleva haciendo desde hace muchísimos años. Y es que, la zanahoria, se utilizaba como edulcorante, igual que la remolacha azucarera.

Os lo vais a encontrar de muchas formas, yo los que he encontrado llevan casi todos un glaseado. También dicen que debe ser denso, tipo brownie. Pero yo he decidido hacerlo un poquito más esponjoso y sin glaseado, a mi me gusta más así.



No me enrollo más, os dejo con la receta.









PASO A PASO:

Primera duda: ¿con o sin piel? Bueno, pues yo se la he dejado, por eso de que la fibra siempre viene bien. Pero podéis pelarlas si queráis.










Lavamos las zanahorias, les quitamos los culos y las rallamos con un rallador de agujero fino pero no excesivamente. No queremos un puré pero tampoco encontrarnos trozo grande desagradable de zanahoria.


Creo que en la foto lo podréis ver mejor.












Por otro lado, aprovechando que tenemos que tener el horno caliente (a 180º C) antes de meter el pastel, en una bandeja colocamos las nueces peladas y las metemos unos 3-4 minutos en la parte de arriba del horno para que se tuesten un poquito.


Las sacamos, dejamos que se enfríen y las troceamos un poco.



Esto lo hemos hecho para no encontrarnos luego esa piel que tienen las nueces y que resulta algo desagradable cuando se ablanda. Y también porque ¡tostaditas están más ricas!



Todos estos ingredientes los dejamos a un lado y los incorporaremos al final.



Ahora, mezclamos todo el azúcar con los huevos y los batimos muy bien para que quede esponjosito.

Después le vamos añadiendo poco a poco la harina mezclada con el resto de ingredientes secos, todos muy bien tamizados con ayuda de un colador.

Vamos añadiendo el aceite y lo integramos todo bien.






Por último, añadimos a la mezcla la zanahoria y las nueces y lo mezclamos todo. Lo sé, muy buena pinta asi... no tiene.


Vertemos la mezcla en un molde que hemos untado con aceite y enharinado previamente y ¿al horno!









Ahora atentos: 180ª C, a media altura, los 15 primeros minutos solo calor por abajo y después 30 minutos con calor por arriba y por abajo.

Esto es para que nos alga bonito y no se nos raje, porque rico... no lo dudéis ¡ñaaammm!

Bueno, y ya sabéis, no abráis el horno hasta que no queden unos 5 minutillos para terminar. Pinchadlo en el centro y cuando el palillo salga seco, ya estará listo.



Como veréis en las fotos, no contenta con pincharlo una vez, yo le he hecho dos agujeritos y le he metido el cuchillo también. Soy un caso...



Pues ya no me queda nada más que decir que si os apasiona la canela, podéis añadir una cucharadita más a la mezcla.










Podéis decorarlo con azúcar glass y canela en polvo.

















Que lo disfrutéis.



Muchos besos.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...